Buscar
Búsqueda avanzada
  11. CANARIAS Y AMÉRICA    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


La presencia canaria en la conquista americana

DATOS DE ENMARQUE: Durante la Alta Edad Media habían sido varios los intentos por acercarse a ese mar oscuro del Atlántico, sin embargo, es en el siglo XV cuando se despierta un gran interés por encontrar una ruta hacia Las Indias. Ése es el plan de Colón, que después de muchas dificultades, fue apoyado por los Reyes Católicos. Así, el 12 de octubre de 1492, con esa idea, descubre el Nuevo Continente Americano. Antes, había recalado en Canarias y lo hará después en sus siguientes viajes. En este caso, y en tantos otros, Canarias se convierte en el enclave que da la mano al Viejo Mundo Europeo y al Nuevo Mundo Americano.

Dos hechos importantes convierten a las Canarias en zona de paso obligado en la ruta Península‑América.

  1. Estar en medio de la corriente de los Alisios, que mueren en América Central.
  2. Ser el último bastión, antes de cruzar el Atlántico en la latitud del Trópico Norte.

CRISTÓBAL COLÓN EN CANARIAS

Colón en su primer viaje a lo desconocido debió intuir la importancia de Canarias, en la ruta de los alisios hacia América. A los seis o siete días de su salida del Puerto de Palos, a la altura de Lanzarote, se rompió el timón de La Pinta, accidente que prolongó la estancia en las Islas más de lo previsto por el Almirante. La Pinta es reparada en un lugar de Gran Canaria. Mientras, Colón con las restantes carabelas permanece en San Sebastián de La Gomera, ocupado en ultimar preparativos, donde visita a Beatriz de Bobadilla, a quien conocía de la Corte .

Después de un mes por tierras canarias, las tres carabelas partieron de San Sebastián rumbo a lo desconocido (recordemos que La Palma y Tenerife aún no habían sido conquistadas). En su segundo y tercer viaje, Colón volvió por las Canarias para recalar en San Sebastián, su escala predilecta. En el cuarto viaje, el Almirante hace estadía en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, donde parece que se entrevistó con Antonio de Torres, gobernador de la isla y antiguo amigo suyo .

En la Casa de la Aguada, en cuyo pozo recogió agua Colón para sus viajes a América, existe un museo que recuerda el paso del navegante genovés por la Isla de La Gomera. (PHCG)

PARTICIPACIÓN CANARIA EN LA CONQUISTA AMERICANA

La población canaria se incorpora muy pronto a esta tarea; varios naturales de La Gomera viajan con Colón en uno de sus primeros viajes. Uno de estos indígenas se hizo célebre, porque en la isla de Guadalupe apresó a una india tras una veloz carrera que admiró a toda la tripulación .

Pedro de Lugo, segundo Adelantado de Tenerife, obtuvo una capitulación para poblar la región de Santa Marta de Colombia; es de notar que en su expedición viajaba como lugarteniente suyo Jiménez de Quesada, más tarde famoso por sus conquistas en Indias. Muchos canarios se enrolaron en la expedición de Mendoza al Río de la Plata, al hacer escala en Santa Cruz de Tenerife.

INCORPORACIÓN CANARIA A LA COLONIZACIÓN

La presencia canaria en América es evidente: son canarios los que contribuyen a poblar la región de Venezuela; la ciudad de Montevideo es fundada por cincuenta familias del Archipiélago, que hasta allí emigraron, especialmente a raíz de la Real Cédula de Felipe V, que obligaba a Canarias a aportar un determinado número de familias al poblamiento de América; hay canarios en la espeluznante expedición de los Marañones en el Amazonas. Por las Islas pasan descubridores como Magallanes, Ojeda, Pedrarias, etc.

En busca de mejores tierras, marcharon muchas familias campesinas a América. (DM)

En la primera mitad del siglo XVI, el principal contingente de emigrantes debió estar constituido por marinos, soldados y aventureros. Un grupo importante estará formado por maestros de ingenios azucareros, tan necesarios en las colonias del área del Caribe, al implantarse allí las explotaciones de caña de azúcar. En la segunda mitad de este siglo, serán familias campesinas las que viajarán a América, en busca de tierras fértiles para su cultivo.

A lo largo del siglo XVII y XVIII se asiste a un tipo de emigración distinta: grupos numerosos de canarios emigran a Ultramar con la expresa misión de poblar y fundar ciudades. Los lugares de destino se extienden desde Texas y Luisiana en el Norte —algunos nombres de lugares y pueblos del sur de California o Texas aún testimonian el paso de canarios al Norte de Río Grande—, hasta la región del Uruguay y Argentina en el Sur. Sin embargo, será la América bañada por el Caribe a donde los canarios arribarán con mayor intensidad, especialmente a Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo y Venezuela, entre otros.

Los «isleños», término con que se les conoce a los hijos de Canarias en América, contribuyeron a fundar y poblar ciudades como Buenos Aires, Montevideo, Caracas y La Habana.

En ocasiones, barcos de pescadores transportaban hasta alta mar a los emigrantes clandestinos, donde el barco velero los recogía y llevaba hasta tierras americanas. (FT)
  1/2