Buscar
Búsqueda avanzada
  1. MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS DE LOS GUANCHES    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Pinturas rupestres

La pintura rupestre aborigen se manifiesta en las características cuevas pintadas. Sólo hay en Gran Canaria, y la mayoría se encuentran localizadas en el interior y cumbres de la Isla, algunas en sitios de difícil acceso. En concreto, se trata de un grupo de algo más de 70 cuevas. Lo más habitual es el uso de bandas anchas de color en las paredes, techo o zócalo, llegando a veces a revestir toda la superficie de la cueva.

El proceso    

El proceso comenzaba con la preparación de las paredes: primero se debastaban los salientes, con el fin de unificar la superficie, y se sellaban las grietas. Después, se aplicaba una argamasa de tierra húmeda, que servía como base para la aplicación de la pintura. Lo colores más usados fueron el rojo y el blanco. Los pigmentos se mezclaban con agua y se aplicaban con pinceles de pelo de animal o de fibra de junco. Casi nunca se mezclaron los pigmentos de un color con el del otro para obtener mezclas o matices. Como sucede con las casas de hoy en día, la pintura se desgastaba y estropeaba, por lo que los antiguos canarios tuvieron que repintar sus cuevas. Unas veces modificaba los colores o la composición anterior y otras, en cambio, se mantenía.

Detalle de las pinturas de la Cueva Pintada de Gáldar, Gran Canaria. (MPACP)

La Cueva Pintada de Gáldar

 Se trata, sin duda, de la cueva pintada más importante de Canarias y una de las imágenes más conocidas y emblemáticas de todo el arte rupestre canario. Se trata de un conjunto de ocho cuevas artificiales excavadas en la toba, de las que tres salas poseen pinturas. Fue descubierta por casualidad en pleno centro de Gáldar, una de los poblados aborígenes más importantes. Actualmente es un parque arqueológico acondicionado para el visitante.

A diferencia de otras cuevas, aquí aparecen una gran variedad de motivos geométricos: círculos, cuadrados, triángulos y espigas. Están pintados con los dos colores más habituales: rojo y blanco.

Como en el resto del arte prehistórico, la cronología y la función de estas pinturas son poco claras. Los estudios han fechado este yacimiento entre los siglos VI y XVI.

Pero, ¿qué significan o qué función tenían esos paneles? ¿Por qué se eligieron esos motivos geométricos?

Nuevamente surge la discusión entre los especialistas. Unos hablan de cueva funeraria, decoración de la casa real del guanarteme, emblemas familiares, cultos a la fertilidad, sistema de cálculo matemático o una verdadera representación simbólica de un calendario.

Otras cuevas pintadas

La Cueva de las Estrellas, en Artenara, es otro magnífico ejemplo del arte de los antiguos canarios. Sobre las paredes ahumadas en negro se pintaron cines de puntos blancos a base de punteados, como si se estuviera bajo la cúpula celeste.

La Cueva de majada Alta, en Tejeda, exhibe 16 figuras antropomorfas en blanco y rojo. La Cueva del Morro de las moriscas (Agaete), también posee 3 figuras  antropomorfas.

Por último, la denominada Cueva de la Mesa de la Punta 7B (también en Tejeda), presenta la novedad de usar colores poco frecuentes: blanco amarillento, ocre y gris azulado. Posee incluso muros y puertas artificiales que también están pintados.

RESEÑAS HISTÓRICAS SOBRE LA PINTURA DE LOS GUANCHES

Torriani, un ingeniero que vino a Canarias en tiempos del Rey Felipe II, refiere lo siguiente: “Los canarios tenían entre ellos oficiales de hacer casas, carpinteros, sogueros, que trabajaban con yerbas y hojas de palma y preparaban las pieles para vestidos. La mayor parte de estos oficios los hacían las mujeres, así como la pintura, no de figuras humanas ni de animales, como se usa entre nosotros, sino trabajos para hermosear el interior de las casas y adornarlas. Esta pintura la hacían con jugo de flores y de plantas, pues entre ellos no se conocía el cinabrio, ni el minio, ni los otros colores minerales que se sacan de las profundas entrañas de la tierra”.

Viera y Clavijo, por su parte, nos habla del almagre(tierra  roja cocida por la lava de los volcanes) utilizado para decorar las cuevas.

El último de los historiadores a que hacemos referencia es el poeta canario Viana, que nos dice: “Los Canarios usaban para pintar tinta de carbón, almagre, zumos de varias yerbas y la blanca leche de las silvestres higueras, ponen los ojos todos al instante en la tabla y figura bien pintada, y aunque toscos los matices, curiosa la hechura, y al vivo la figura semejante” (Antigüedades de las Islas Afortunadas. Canto III).

  5/9