Buscar
Búsqueda avanzada
  1. ETNOLOGÍA DEL ABORIGEN CANARIO    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Pervivencia del guanche en el actual pueblo canario

¿DESAPARECIÓ LA RAZA GUANCHE?

Se llevó a cabo la conquista en el siglo XV y los españoles se fusionaron con el pueblo guanche dando lugar al actual pueblo canario... Pero la base fundamental de este pueblo canario, según datos antropológicos e inferencias históricas, sigue siendo principalmente guanche.

Sin embargo, llama la atención que la mayoría de la población canaria actual tenga nombres y apellidos castellanos. Se debe a que al bautizarles solían ponerles el nombre y apellidos de los padrinos que eran conquistadores. Apellidos con denominación guanche sólo conservan los descendientes de menceyes y guanartemes, como son Doramas, Bencomo, etc.

A pesar de la exportación de esclavos, a pesar de los muertos en la conquista y después de la conquista, Fischer en 1930, Fusté en 1959, V. Rösing en 1967 y otros han defendido que la población prehispánica sobrevive en la población actual de las islas. Wolfel (1930) calculaba que dos tercios, aproximadamente, de la población canaria a finales del siglo XVI era descendiente de indígenas.

Las conclusiones definitivas han sido las de llse Schwidetzky (1975), que en su investigación estadística con escolares, comparándolos con medidas de restos prehispánicos, confirma la pervivencia clara de la antigua población en la actual, aunque con ciertas modificaciones según las islas y las zonas dentro de cada isla (44).

Aunque el tipo cromañoide no era el único tipo racial que dominaba en la época prehispánica, pues hemos visto que en la misma proporción dominaba el mediterráneo, nos fijaremos sólo en el primer tipo porque es el que se puede diferenciar de cualquier influencia inmigratoria.

En todas las islas existe pervivencia guanche, pero… ¿hay en unas más que en otras?

PERVIVENCIA SEGÚN ISLAS

La época prehispánica de La Palma, Lanzarote y Fuerteventura no fue estudiada por contar con escasos restos humanos.

De todas las islas, es La Gomera la que más conserva una población cromañoide. También lo era en la época prehispánica. El Hierro es el que menos conserva, y eso que ocupaba el segundo lugar en la época prehispánica. Tenerife ha aumentado ligeramente la proporción del tipo cromañoide sobre el mediterranoide en relación con la época prehispánica. Lo mismo le ocurre a Gran Canaria, sólo que ésta tenía en aquella época mayor proporción mediterránea.

PERVIVENCIA SEGÚN ZONAS

En general, domina el estrato más antiguo, de tendencia cromañoide, en las zonas geográficamente aisladas y económicamente menos favorecidas. La endogamia, o casamiento entre miembros de la misma localidad, que se da en estas zonas, condiciona la conservación de la tipología racial más antigua. En las islas occidentales es mayor la endogamia que en las islas orientales. Por ello se conserva mejor el estrato arcaico o rasgos cromañoides.

En Tenerife y en Gran Canaria domina la tipología prehispánica más en el Sur que en el Norte, en los pueblos de «los altos» que en los pueblos costeros.

Hay que señalar algunas características específicas de la costa oeste de Gran Canaria:

Se conservan hoy día los rasgos tipológicos de la población prehispánica, correspondiente a la «civilización de los túmulos». Llamada así por el tipo de enterramiento. Se trata de una población prehispánica relativamente reciente (SS. Vl al IX d. de C.), que muestra una estampa más «africana», pero de ninguna forma con características negroides.

En La Gomera, las características cromañoides más puras dominan en las zonas donde no se cultivan plátanos (Chipude, Alajeró, Arure).

En La Palma se conserva mejor en el aislado Noroeste (Garafía, Puntagorda). Rasgos de hondura ocular, prominencia de los pómulos y cabellos más claros se dan en el Puerto Tazacorte.

En Lanzarote se mantienen en la mitad Norte (Tinaja, La Vegueta, Teguise, Soo, San Bartolomé y Haría), aunque en este caso no está justificada la suposición general, de encontrarse en zonas aisladas y pobres.

Todo esto no quiere decir que el resto de la población no siga teniendo una base prehispánica, tanto cromañoide como mediterránea. El nuevo pueblo canario está montado sobre esta base, condicionada por la influencia y mestizaje con los conquistadores. Todo ello le confiere unos rasgos físicos y culturales propios.

A pesar de que las inmigraciones son más comunes hoy en día, el viajero que llega a Canarias tiene una imagen fisonómica del habitante de estas islas. ¿Cómo es ésta?

Gráfica de pervivencia según islas. Comparando el tipo cromañoide y mediterranoide en relación a la población prehispánica y actual, vemos que en Gran Canaria predominaba y predomina, aunque en menor escala, el tipo mediterranoide; en Tenerife sobresale el cromañoide, y más en la actualidad; El Hierro ha pasdo del dominio cromañoide en la época prehispánica al mediterranoide de hoy; La Gomera, la más cromañoide, sigue siéndolo aunque en menor medida (Fuente Ilse Schiwidetzky, 1975).

Estos rasgos diferenciadores deducidos por el viajero suelen generalmente coincidir con los obtenidos por la Dra. Ilse Schwidetzky al comparar alumnos de padres peninsulares con los de padres canarios. Esta investigación estadística sólo es hecha en relación con Gran Canaria y Tenerife. Los resultados principales vienen a ser que los canarios destacan por tener:

—Caras anchas y cortas.

—Pómulos muy salientes.

—Barbillas angulosas, no redondeadas y con el mentón poco saliente.

—Narices pequeñas, más anchas que altas con tendencia a lo cóncavo (algo respingonas, difícilmente se encuentran narices largas, afiladas, convexas o puntiagudas).

—Ojos profundos e inclinados (los extremos exteriores más altos que los interiores).

Cejas más curvadas, menos horizontales.

—Ojos más claros y cabello más oscuro.

—Mayor profusión y complicación de las huellas digitales.

Hay aspectos que sólo destacan en una de las dos islas. Por ejemplo, los grancanarios son más altos que los peninsulares. Los tinerfeños son más dolicocéfalos (cráneos proporcionalmente más largos que anchos).

Sin embargo hay una serie de características no significativas o no señaladas en la investigación que el viajero si parece intuir; por ejemplo, observa entre los canarios:

—Bocas grandes.

—Labios gruesos.

—Ojos grandes y expresivos, que llaman terriblemente la atención por su viveza.

—Dientes grandes y muy blancos.

—Cabello rubio en muchos niños.

Se puede observar características cromañoides en estos individuos: caras anchas y cortas, pómulos salientes, alargamiento del cráneo (dolicocefalia), etc.

  7/13