Buscar
Búsqueda avanzada
  2. NATURALEZA    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> Fauna Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Fauna terrestre: Vertebrados

La fauna terrestre de la Isla se caracteriza por la ausencia de grandes vertebrados y de especies peligrosas para el ser humano, donde las aves y los reptiles son las especies más numerosas.

Como especies más genuinas de la Isla podemos destacar el lagarto canarión (Galliota stehlini), el pinzón azul de Gran Canaria (Fingilla teydea polatzeki), el perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri) o la musaraña de Osorio (Crocidura osorio).

Se dividen en:



Aves Anfibios Reptiles Mamíferos


Aves

Son los vertebrados que tienen mayor representación en la Isla. Existe un gran número de especies que nidifican y otras que están de paso en sus migraciones.

  1. Principales especies

  2. Zonas costeras, roques y charcas

  3. Zonas bajas, medianías y barrancos

  4. Zonas áridas

  5. Zonas de bosque



Principales Especies

Principalmente destacan cuatro especies diferentes de aves, siendo tres de ellas subespecies endémicas de Gran Canaria: el pinzón azul (Fingilla teydea polatzeki), el pájaro carpintero o ‘picapinos’ (Dendrocopos major canariensis) y el mosquitero canario u ‘hornero’ (Phyloscopus canariensis). La cuarta especie es la perdiz roja (Alectoris rufa), que no es un endemismo pero sí exclusiva de la Isla en el conjunto del Archipiélago.

Pinzón azul. (CGC)

El pinzón azul de Gran Canaria, pájaro de cumbre o ‘pinzul’ (Fingilla teydea polatzeki), es una subespecie endémica de Gran Canaria, que se diferencia de la subespecie endémica de Tenerife (Fringilla teydea teydea), principalmente por unas franjas de color blanco en las alas. Está restringida a los pinares de Inagua, Ojeda y Pajonales. Se alimenta de las semillas del pino canario, aunque en época de reproducción, amplía su dieta con insectos y larvas. Está en peligro de extinción por la progresiva desaparición de su hábitat y por la reducción de semillas de pino que se ha dado por la colecta para reforestaciones.

Picapinos grancanario. (RE)

El pájaro carpintero, picapinos o maderero, tiene dos especies en Canarias, una para Tenerife (Dendrocopos major canariensis) y otra para Gran Canaria (Dendrocopos major thanneri). Su hábitat es el pinar, alimentándose de larvas de insectos que viven en la madera y debajo de la corteza, aunque también come semillas. Tiene patas cortas y dedos adaptados para trepar, con un robusto pico que esconde una lengua en forma de arpón que le ayuda a capturar a sus presas. Además, su cola le sirve como punto adicional de apoyo mientras pica los árboles en busca de comida.

El mosquitero canario (Phyloscopus canariensis) es una especie muy común. También recibe el nombre de ‘hornero’ debido a la forma que tiene su nido. Se alimenta de insectos, y puede ser observado en todos los ambientes de la Isla, desde la costa hasta la cumbre.

Perdiz roja. (MMA)

La perdiz roja (Alectoris rufa), a pesar de que se da también en la península Ibérica y algunas zonas de Europa, es digna de mención en este apartado. Es debido a que dentro del Archipiélago, sólo está presente en Gran Canaria, criando únicamente en el oeste insular. Se reproduce en tierras bajas secas, como zonas agrícolas y áreas abiertas pedregosas, poniendo sus huevos en un nido en el suelo. Cuando se siente amenazada prefiere correr a volar, pero si es necesario lo hace en vuelos a poca distancia. Suele alimentarse de semillas, aunque también de algún que otro insecto.

Volver Arriba



Zonas costeras, charcas y embalses

El chortilejo patinegro, mar de leva o ‘patito’ (Charadrius alexandrinus alexandrinus), es un ave muy pequeña, siendo habitual de costas, playas y salinas en busca de invertebrados terrestres y marinos. Pone sus huevos en huecos del suelo y los tapa con piedras, quedando perfectamente mimetizados con el terreno. Los adultos son muy pícaros, ya que en época de cría distraen a sus enemigos haciéndose los heridos, para luego salir volando. También está presente el chorlitejo chico (Charadrius dubius curonicus), menos abundante que la anterior.

Las gaviotas son las aves marinas más numerosas y conocidas, predominando la gaviota argéntea (Larus argentatus atlantis) y la gaviota patiamarilla (Larus cachinans atlantis). Durante mucho tiempo, se consideraron la misma especie ya que son prácticamente iguales, pero se diferencian en el color de las patas. Están muy extendidas gracias a la gran capacidad que tienen para aprovechar los desperdicios humanos.

Pardela cenicienta con sus polluelos. (CGC)

Otras aves muy populares relacionadas con el mar son las pardelas. Se diferencian tres especies: la pardela chica (Puffinus assimilis baroli), la pardela pichoneta (Puffinus puffinus puffinus) y la pardela cenicienta (Calonectris diomedea boreales), que es la más abundante en toda Canarias. Incuba un único huevo que esconde en grietas o debajo de piedras en zonas costeras, aunque también lo hace en algunos barrancos. De noche se acerca a la costa, emitiendo su peculiar sonido (‘guaña-guaña’, por el que también es denominada) a modo de ecolocalización, para poder encontrar su nido. Sus poblaciones se han visto muy mermadas por la excesiva caza furtiva.

La polla de agua (Gallinuda chloropus) es un ave acuática que viven en estanques, presas y embalses de riego, alimentándose de brotes de plantas, frutos e invertebrados. Tiene un tamaño aproximado de unos 33 cm, presentando los adultos un plumaje fundamentalmente negro pizarra, con un escudete frontal y pico de color rojo y amarillo. La destrucción de su hábitat, el uso de venenos y la caza furtiva han provocado que se haya reducido su número muchísimo en Gran Canaria, y también en las otras islas en las que vive, en Tenerife y Fuerteventura. Otra ave acuática es la focha común (Fulica atra), que hasta hace poco tiempo era considerada ave invernante, hasta que se ha encontrado criando. La garceta común (Egretta garcetta), también ronda estos ambientes en busca de alimento, aprovechando su largo pico y sus reflejos para cazar.

Polla de agua. (CGC)

La lavandera cascadeña o ‘alpispa’ (Motacila cinerea canariensis), habita en márgenes de charcas, acequias y barrancos, alimentándose de insectos y nidificando en agujeros que encuentra en paredones naturales.

Volver Arriba



Zonas bajas, medianías y barrancos

El bisbita caminero (Anthus berthelotii berthelotti) es uno de los pájaros más abundantes y característicos del Archipiélago, pudiéndose ver incluso en zonas costeras y en alta montaña. Es un endemismo macaronésico que se alimenta de insectos. Pone de 2-3 huevos que cría en un nido en el suelo hecho con ramas secas y piedras.

Bisbita caminero. (SG)

El herrerillo, ‘chirrero’ o ‘frailero’ (Parus caeruleus teneriffae), es otra ave que tiene diferentes subespecies en el Archipiélago. Ésta, es una de las cuatro subespecies, concretamente, la que está presente en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera. Se alimenta fundamentalmente de invertebrados que obtiene en grietas de troncos, aunque también come frutos y semillas. Está presente en todos los hábitats, pero es más común en zonas arboladas de pinares y palmerales. Es un ave de costumbres muy inquietas, incluso cuando se alimenta realiza posturas acrobáticas.

Alcaudón real. (RE)

El alcaudón real o alcairón (Lanius excubitor koenigi), es un ave muy interesante. Vive en zonas de cardonal-tabaibal, medianías del Sur de las Islas y matorrales de alta montaña. Se alimenta de pequeños invertebrados e insectos, y tiene ciertos comportamientos de ave rapaz. Es capaz de imitar el sonido de algunos pájaros para atraerlos y así poderlos cazar. También utiliza arbustos con espinas para ensartar a sus presas a modo de despensa.

Aunque está muy extendida por todo tipo de ambientes, es frecuente ver en las paredes de barrancos a la paloma bravía (Columba livia), donde nidifica. También a la abubilla (Upupa epops), conocida como ‘tabobo’ o ‘pupú’. Es fácilmente reconocible por su llamativa cresta y su largo pico que emplea para capturar insectos en grietas.

El gorrión moruno (Passer hispaniolensis hispaniolensis) es una especie de reciente colonización, ampliamente distribuida por todas las Islas y todo tipo de ambientes. Su éxito se basa en la elevada reproducción y en el aprovechamiento de restos de comida humanos.

El vencejo unicolor o ‘andoriña’ (Apus unicolor) es endémico de Canarias y Madeira, muy conocida por su frenético vuelo. Suele anidar tanto en grietas de paredes naturales como en construcciones humanas, alimentándose en vuelo de insectos con su gran boca. Hay un dicho popular que dice, que si las ves volando en gran número de un lado para otro, ‘quiere decir que va a haber viento en uno o varios días’. Existe otro tipo, el vencejo pálido (Apus pallidus brehmorum), de hábitos similares pero mucho más raro. Se cree que ambas abandonan el Archipiélago tras su época de cría.

Entre las aves rapaces destaca la presencia del cernícalo vulgar (Falco tinnunculus dacotiae), subespecie presente en las Islas Orientales, característico por su manera de permanecer inmóvil en el aire en busca de sus presas.

Abubilla. (RE)

El búho chico (Asio otus canariensis) y la lechuza común o ‘coruja’ (Tyto alba), son las rapaces nocturnas que están presentes en la Isla. Se alimentan principalmente de roedores, insectos, reptiles y algunas aves, aprovechando para ello su espectacular visión. El diseño de su cabeza, les permite recibir las ondas sonoras que emite, detectando así el movimiento de sus presas en la oscuridad. Crían a sus pollos en las paredes de barrancos o en el suelo entre algunos arbustos. El búho chico es de color pardo, mientras que la ‘coruja’, menos abundante que la anterior, tiene un espectacular y característico color blanco.

Volver Arriba



Zonas áridas

Los llanos semidesérticos de Gran Canaria, que representan uno de los ecosistemas más singulares del Archipiélago, albergan una de las comunidades faunísticas más interesantes: las aves esteparias. Están representadas por varias especies, como el corredor o ‘engañamuchachos’ (Cursorius cursor), que es un visitante de estas zonas, donde ya no nidifica. Seguramente se debe al intenso grado de transformación de su hábitat natural, incompatible con sus estrictos requerimientos ecológicos. Su dieta la constituyen invertebrados como insectos, larvas, lombrices y algún lagarto de pequeño tamaño. Los adultos suelen hacerse los heridos para distraer la atención de sus depredadores (de ahí su nombre vulgar).

Alcaraván. (GOBCAN)

El alcaraván o ‘pedroluis’ (Burhinus oedicnemus distinctus) es todavía una especie abundante y de amplia distribución en Gran Canaria, extendiéndose sobre una considerable franja del norte y este de la Isla. Aparece desde casi el nivel del mar hasta los 800 m de altitud aproximadamente, existiendo en la actualidad unas 250 parejas. Es una cantidad muy importante si se tiene en cuenta que esta subespecie endémica canaria, es muy escasa y está amenazada en las restantes islas del Archipiélago donde también habita. Su nombre vulgar proviene del sonido que emiten, pareciendo que dicen ‘pedroluis’ o ‘pero lui’.

Camachuelo trompetero. (GOBCAN)

También mantiene en Gran Canaria buenos efectivos la terrera marismeña o calandria (Calandrella rufescens), aunque es una especie más restringida a pocas zonas. Predomina en la zona centro-oriental insular, y en algunos puntos concretos del noroeste.

El camachuelo trompetero o ‘pájaro moro’ (Rhodopechys githaginea) está presente en fundamentalmente en el oeste y sur insular. Resulta difícil hablar de un número determinado de esta especie por su carácter gregario y por la considerable extensión de zonas que utiliza. Suele nidificar en agujeros de paredes, en la base de algunas plantas o entre piedras del suelo.

Volver Arriba



Zonas de bosque

El petirrojo, pájaro de San Antonio o ‘pechuguita’ (Erithacus rubecula superbus), es otra de las aves que habita las áreas boscosas, sobre todo fayal-brezal y pinares. Se caracteriza por un característico color rojo en cara y pecho, y se alimenta de invertebrados, semillas y frutos. Es una raza que también se encuentra en Tenerife, diferenciándose de la otra que existe en Canarias, por tener el pecho de un color rojizo más oscuro.

Canario. (PALV)

El canario (Serinus canaria), merece una mención aparte por su implantación simbólica que lo relaciona tanto con Canarias como con Gran Canaria, en particular. El interés de esta ave, de grandes facultades cantoras, ha sido su cría a través de cruces con otras especies, lo que ha dado lugar a una gran variedad. El verdecillo (Serinus serinus) se asemeja al canario, creyéndose que colonizó las Islas a partir de aves que se escaparon de cautividad. El verderón (Carduelis chloris aurantilventris), también es de reciente colonización, presente en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y El Hierro. Sobre todo habita en bosques de coníferas cercanos a lugares habitados, mostrando predilección por instalar su nido en los árboles.

El mirlo (Turdus merula cabrerae) es una de las aves más frecuentes en toda Canarias, siendo muy habitual y popular en todas ellas. Se da en multitud de ambientes, siendo también muy común en parques de ciudades. Su característico color negro y pico anaranjado le hacen inconfundible, siendo la hembra más pardusca y con el pico oscuro. Se alimenta de frutos e insectos que está llevando continuamente a sus crías, y emite un llamativo canto al amanecer y atardecer.

Mirlo. (SG)

Volver Arriba



Anfibios

Debido a su dificultad para colonizar islas oceánicas, son poco abundantes en Gran Canaria y en el Archipiélago en general. Están sólo representados por dos especies de ranas introducidas por el hombre: la rana común o parda (Rana perezi) y la ranita meridional o de San Antonio (Hyla meridionalis).

Son frecuentes en zonas húmedas de los barrancos, donde cada especie ocupa hábitats diferentes. La ranita meridional, pequeña y de color verde, suele encontrarse sobre el haz de las grandes hojas de las ñameras para cazar insectos. En cambio, la rana parda, de mayor tamaño y tonos grisáceos, es más gregaria. Permanece más tiempo sumergida en grandes charcos con abundante vegetación y es más difícil de localizar.

Rana común. (SG)

Volver Arriba



Reptiles

Podemos encontrar tres clases de reptiles diferentes: lagartos, perenquenes (salamandras) y lisas.

Dentro de los lagartos destaca el lagarto canarión (Galliota stehlini), endemismo macaronésico cuya población principal está en Gran Canaria. Es el más grande de las Islas pudiendo llegar a alcanzar los 80 cm de longitud. Es muy abundante y, pese a su aspecto, es completamente inofensivo. Se extiende por toda la Isla, desde zonas costeras hasta la cumbre, a excepción de los pinares. Se alimenta de productos vegetales, aunque los ejemplares jóvenes son insectívoros.

Existe otra especie en la Isla de menor tamaño, el lagarto atlántico (Galliota atlantica delibesi). Aunque es endémico de Lanzarote y Fuerteventura, posee una pequeña población en la costa oriental de Gran Canaria, concretamente en Arinaga. Se cree que ha sido introducido.

Los perenquenes son pequeños, de hábitos nocturnos y se alimentan de insectos. En Gran Canaria podemos encontrar el perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri), endemismo de Gran Canaria y de El Hierro. Se encuentran bajo piedras en todo tipo de hábitats, aunque son muy abundantes en zonas costeras.

También encontramos la salamanquesa rosada (Hemydactylus turcicus), especie que se introdujo en las Islas desde oriente, a través de mercancías que entraron por los puertos. Se alimentan de insectos, y como otros reptiles, para despistar a sus depredadores se desprenden de su cola, que vuelven a regenerar al poco tiempo.

Las lisas tienen coloraciones muy brillantes y extremidades reducidas. Habitan bajo piedras y se distribuyen por todo el territorio insular de forma regular, a excepción de una especie concreta, la lisa de las islas orientales o lisneja (Chalcides simonyi). Probablemente ha estado afectada por el progresivo abandono de los campos de cultivo, que le ha restado lugares de refugio.

La lisa grancanaria o lisa rayada (Chalcides sexlineatus), es un endemismo canario exclusivo de Gran Canaria, muy emparentado con las lisas de las islas occidentales. Aunque es de vivos colores no resulta fácil de ver, pero es muy común en la mayor parte de la Isla. Habita desde zonas costeras hasta las cumbres del centro de la Isla.

Volver Arriba



Mamíferos

Los mamíferos están representados en Gran Canaria con pocas especies, la mayoría de ellas introducidas por el hombre. Destaca el perro de presa canario (Canis familiaris), el erizo moruno (Atelerix algirus), y el reciente descubrimiento de la musaraña de Osorio (Crocidura osorio). Su nombre proviene de la localidad de la Isla donde fue descubierta por primera vez. Es muy similar a la musaraña canaria (Crocidura canariensis), aunque tiene el cuerpo, patas y orejas más pequeñas, junto con un pelaje y cráneo más corto y esbelto. Lo más curioso, es que recientemente se han hecho estudios genéticos que han confirmado que no se trata de una musaraña exclusiva de Canarias. Es originaria del sur de la península Ibérica, y pudo alcanzar la superficie insular hace unos pocos siglos por el intercambio de mercancías en los puertos.

Musaraña de Osorio. (Geocities.com) Presa canario. (sanderskennels.com)

También hay que indicar la presencia de animales domésticos traídos por los propios aborígenes canarios durante su proceso de colonización, tales como cabras, ovejas y cerdos. Posteriormente, las Islas fueron colonizadas por otros mamíferos introducidos, como la musarañita (Suncus etruscus), el ratón de campo (Mus domesticus), ratas (Rattus rattus y Rattus norvegicus), gatos (Felis catus), perros (Cannis lupus familiaris) o conejos (Oryctolagus cunniculus).

Volver Arriba

  9/19