Buscar
Búsqueda avanzada
  3. MUNDO RURAL    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> Economía en el medio rural >> Artesanía e industrias rurales Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Elementos artesanos y tipos de materiales

La madera ha sido una de las materias primas fundamentales a lo largo de la historia. Los principales usos de este material han sido: como combustible, en la construcción, para uso agroganadero y en la elaboración de útiles. Tal ha sido la intensidad de uso de la misma que una parte importante de los bosques grancanarios ha desaparecido. Los útiles elaborados en madera eran destinados a las industrias domésticas: enseres de cocina, aperos, cacería, mobiliario, medidas e instrumentos musicales, etc.

Gustavo Rivero Vega, alfarero del Centro Locero "La Atalaya" en Santa Brígida. (MC)

El trabajo del barro y la piedra es uno de los oficios más viejos de la historia humana, y en Canarias no podía ser de otra manera, ya que existen restos de vasijas desde la época prehispánica. La alfarería es un oficio mayoritariamente femenino. En muchos ámbitos de las Islas la alfarería se denomina ‘loza’ y las productoras se conocen como ‘loceras’.

Los centros loceros de mayor importancia en la actualidad son los de: Lugarejo (Artenara), Hoya Pineda (Gáldar) y La Atalaya (Santa Brígida). En ellos se sigue manteniendo un profundo carácter tradicional, tanto en el proceso de elaboración como en la tipología de los objetos realizados. En muchos casos hunden sus raíces en el período prehistórico de la Isla.

La labor de los canteros fue ampliamente demandada en momentos de gran dinamismo constructivo, siempre en función de la estética arquitectónica dominante. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar a inicios del siglo XX. En una de las canteras más valoradas de Gran Canaria, la de La Goleta (Arucas), podían estar trabajando más de mil librantes (término que también designa al especialista en estos trabajos). Otras canteras a destacar son: la Cantera de Piedra Roja de Tamadaba, la Cantera de Piedra Verde de Tirma, la Cantera de Ayagaures, la Cantera de Piedra de Ocre de Teror, la Cantera de Piedra Blanca de la Presa de Pinos de Arucas, la veta de la Cantera de Gáldar, la Cantera de Piedra de San Lorenzo, la Cantera del Monte y la Cantera de la Piedra Azul de Arucas. En la actualidad, muchas de ellas tienen restringida su extracción.

La artesanía de caña y la fibra vegetal ha tenido mucha importancia en el desarrollo de la vida cotidiana de la sociedad canaria, ya que siempre se encuentra presente en sus múltiples formas.
El uso del junco en Canarias se remonta a la etapa prehispánica. En el Museo Canario podemos admirar la maestría con la que se elaboraban objetos de junco y anea, en este período aborigen. Muchos de los elementos expuestos fueron localizados en yacimientos arqueológicos de cuevas, ampliamente extendidos por toda la isla. Aunque destacan lugares de gran trascendencia como el Barranco de Guayadeque y el de Tirajana, así como en Temisas y Tejeda.

En la actualidad quedan algunas personas que hacen del uso del junco una actividad profesional, como Juan Ramírez. (MC)

La elaboración de cestería de pírgano, nervio central de la hoja de la palmera, está limitada a la disponibilidad de palmerales importantes. Su utilización más común era como contenedor para el transporte de elementos muy pesados, de ahí que se vincule a las actividades constructivas, tanto de edificaciones como de carreteras, así como a las zonas dedicadas a monocultivos de explotación.

La cestería de caña, en Canarias, se confecciona desde los primeros momentos de la colonización. Este oficio artesano tiene su influencia técnica más directa con las poblaciones de colonos peninsulares con menos recursos: portugueses, gallegos y extremeños.

El trabajo del hilo, la tela y el cuero resulta fundamental ya que, entre otras muchas cosas, proporciona algo imprescindible como es el vestido. Se trata de un trabajo eminentemente femenino y que toda mujer debía conocer. Desde mediados de los años ochenta del siglo XX, se ha divulgado mucha información acerca de la vestimenta tradicional. Por todo ello, desde los años noventa del mismo siglo, se han fomentado los cursos de formación a costureras en cada uno de los municipios de Gran Canaria.

Con respecto al cuero, quizás la actividad más destacada sea la de ‘zurronero’. A diferencia del resto de trabajos con hilos y telas, el ‘zurronero’ era una actividad mayoritariamente masculina que, además, ha tenido una estrecha vinculación con el mundo del pastoreo. Consiste en la elaboración de una ‘bolsa’, hecha con piel de cabrito, que sirve principalmente para amasar el gofio.

Carlos García Medina, cuchillero. (MC)

Son innumerables los elementos realizados en hierro, la mayor parte de ellos aperos utilizados para las labores del campo, aunque también encontramos elementos domésticos. Estos trabajadores llegaron en los primeros momentos de la Conquista y colonización. Su labor era esencial tanto para el mantenimiento de los navíos como para el abastecimiento de los ejércitos. En la actualidad se conservan algunos oficios artesanos relacionados con los metales, como la elaboración de faroles típicos en Teror o el de cuchillos canarios en Guía y Telde.

  6/22