Buscar
Búsqueda avanzada
  MUNICIPIO DE ARONA    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> 12.MUNDO RURAL Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


TURISMO RURAL

El sector servicios en el medio rural

Arona es un municipio eminentemente turístico, principal motor de su economía e importante espacio de ocio a escala insular. A partir de la década de los 40 del siglo XX, el turismo y la agricultura de regadío (plátanos y tomates) situadas en el litoral, aumentó la demanda de mano de obra de la población local y foránea. De este modo, los barrios agrícolas y ganaderos tradicionales de Arona pasaron a convertirse, con el paso de las décadas, en zonas residenciales para la población trabajadora.

Todo ello trajo consigo un crecimiento de la población y una terciarización del medio rural. Ello obligó a la instalación de nuevos servicios; sociales, económicos, básicos, transporte, comunicación, información, comercios, cultura de ocio y deportes. Ahora son comunes los centros socioculturales, educativos, de salud, polideportivos, etc. Al mismo tiempo y para mejorar el sector empresarial se han creado servicios de ocio, restaurantes de gastronomía tradicional y mercadillos agrícolas. Estos van a generar rentas a la población y a compensar las actividades agrícolas que ya formaban parte de la economía local.

Turismo rural

Otra gran alternativa para la económica local ha sido el turismo rural. Este se convierte en el motor para el desarrollo de una variada oferta complementaria de ocio y esparcimiento, conocidos como turismo de naturaleza, ecoturismo o turismo activo-deportivo. En este sentido se han recuperado antiguos caminos, mejorado áreas recreativas y zonas de alto valor patrimonial. El visitante puede disfrutar de diferentes BIC (Casas altas, casco urbano, etc.), zonas arqueológicas y paleontológicas (Punta Negra y el Guincho) y de monumentos históricos (iglesia de San Antonio Abad). También sus tradiciones, fiestas y costumbres son un aliciente más a la oferta turística.

12.7. El turismo rural es una de las formas más ecológicas de conocer el municipio. (Francisco Fariña)

La pérdida progresiva de los elementos tradicionales propios de las zonas rurales del municipio y de las actividades agroganaderas, tuvo como consecuencia la creación de un paquete de ayudas económicas para la mejora y el aprovechamiento de sus recursos endógenos. Impulsos de este tipo, son llevado a cabo por la Unión Europea, a través de las iniciativas comunitarias LEADER I, LEADER II y +, y PRODER.

Con ello se ha apostado no sólo por la mejora de las infraestructuras y la recuperación de las actividades tradicionales, sino también por un turismo diferencial de calidad, apoyando su promoción y comercialización. Aún así el turismo rural no ha llegado a tener el protagonismo de otros pueblos de la Isla, debido al escaso número de establecimientos registrados en la localidad.

Por otro lado, se puede considerar que el turismo rural se ha convertido en una alternativa económica y complementaria a las rentas de los habitantes de los espacios rurales. Ante la crisis del modelo productivo tradicional, se ha transformado en un recurso más al turismo ubicado en la costa, dando lugar al desarrollo de otras actividades relacionadas con el medio natural (E.N.P) y el patrimonio local.

Según la carta arqueológica de Tenerife, existen importantes hallazgos relacionados con la población guanche. En la costa del municipio destaca la Montaña Rasca, Montaña Guaza y Las Galletas. Hacia el interior, el Roque de Chijafe, de Roque de Jama, de Roque de Igara y Roque de Vento, entre otros muchos.

Los caminos del municipio

Los antiguos caminos representaban uno de los principales recursos para comunicación entre los pueblos del sur de la Isla. Muchos de estos caminos han desaparecido con el tiempo, mientras que otros se han restaurados, con el objetivo de que el visitante pueda conocer la localidad, sus paisajes, sus gentes, su cultura y los espacios naturales más significativos.

Se puede comenzar por recorre y disfrutar de su casco histórico. Este pequeño núcleo de población tuvo su origen en un ambiente rural y se ha ido conformando durante cinco largos siglos de historia. En todo este tiempo ha reunido un rico patrimonio arquitectónico de estilo canario, mezclado con elementos externos, que se pueden admirar recorriendo sus estrecha y empedradas calles. Por ello ha sido declarado Bien de Interés Cultural por el consejo del Patrimonio Histórico de Canarias en el año 2007.

El Casco urbano de Arona

12.8. Un recorrido en imágenes por el casco urbano de Arona.

Otros caminos te permiten conocer las zonas rurales del municipio, donde poder admirar y contemplar parte de su patrimonio histórico-cultural. En ellos se es testigo de galerías, canales de agua construidos con materiales volcánicos y de caseríos como el de las Casas Altas, declarado Bien de Interés Cultural, el caserío de Jama y Vento, la casa El Ancón (con aljibe, era y horno) y la casa de Topo. Todos rodeados por enclaves naturales repletos de exuberante vegetación y rica fauna. Además, la localidad posee una serie de caminos que nos llevan a conocer los Espacios Naturales Protegidos situados dentro de término municipal como son el Malpaís de Rasca, la Montaña de Guaza y el Roque de Jama. Además, podemos visitar enclaves naturales de gran interés como el Roque del Conde, ubicado en el municipio de Adeje. Se accede a él a través de un sendero que aún mantiene su empedrado original, a la vez que se pueden observar terrazas de cultivos y numerosas eras abandonadas.

Desde Arona, el visitante puede terminar su recorrido en los municipios vecinos de Adeje, Vilaflor y San Miguel de Abona, así como con otros municipios de la Isla. Estos transcurren por espacios rurales de gran valor, caracterizados por elementos de gran importancia etnográfica; agricultura tradicional (huertas en jable, eras, bancales y terrazas), caseríos de singular belleza (Casa de los Suárez) y yacimientos arqueológicos.

Un ejemplo es el camino de la Hoya que acaba en el municipio de San Miguel de Abona y el camino de Suárez que finalizan su recorrido en el municipio de Adeje, en el Paisaje Protegido de Ifonche. Este último camino era utilizado por las gentes que trabajaban en la finca de los Suárez (Adeje), rica en cereal y ganado caprino. Productos como el queso, el trigo y la cebada eran trasportados por esta vía destino Arona, donde eran vendidos. También llega a Arona el sendero GR-130 que une el municipio del Rosario con Arona.

El camino del Topo comunica Arona con el caserío de Ifonche, en el municipio de Adeje. Durante su travesía el visitante será espectador de lugares de enorme riqueza natural como la Reserva Natural Especial del Barranco de Infierno y Paisaje Protegido de Ifonche. Otra de las peculiaridades del camino es su paisaje rural protagonizado por huertas cubiertas de papas y vid. Tiempo atrás este camino era transitado por animales de carga, que transportaban hasta Arona la pinocha y la madera, desde los pinares situados en la cumbre, hoy Parque Natural de la Corona Forestal.

12.10. El carácter rural de las medianías de Arona se puede observar a través de caminos como el del Topo,  el cual comunica el casco del municipio con el caserío de Ifonche. (AAR)
  17/22