Buscar
Búsqueda avanzada
  MUNICIPIO DE SANTA CRUZ    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


4. CLIMA Y AGUA

El clima de Santa Cruz de Tenerife, al igual que en el resto de Canarias, viene claramente condicionado por diversos factores, como la cercanía al mar, el relieve y la orientación del territorio al flujo de los vientos alisios, que llegan cargados de humedad por el noreste. La cercanía al mar “atempera”, de manera que no existe una gran amplitud térmica anual, por lo que en los entornos más llanos, allí donde se encuentra la mayoría de la población, las condiciones climáticas varían muy poco a lo largo del año.

Aún así, tanto la cercanía al mar como el resto de los factores generan la existencia de diversos ámbitos climáticos y gran diversidad de climas locales, por lo que coexisten en el municipio zonas soleadas y secas de costa en la vertiente de sotavento y climas húmedos y nubosos en las alturas y valles de Anaga, allí donde la influencia de los alisios es mucho más palpable. En estos casos, son especialmente la altitud y el relieve, así como su exposición en la fachada de sotavento o barlovento, los que determinan una u otra realidad.

Con respecto a los parámetros climáticos cabe destacar que la media anual de las temperaturas se sitúa en torno a los 21 grados centígrados. Por su parte, las precipitaciones son moderadas, especialmente en la ciudad, ya que en Anaga, los valores de humedad son más elevados. Observándolas en profundidad obtendremos lo siguiente:

- Las temperaturas. La temperatura media del municipio (a pesar de que varía según el lugar) es de 21,2 grados, siendo los meses de verano los más calurosos, con máximas en torno a los 30 grados. Desde junio a octubre la media no suele descender de los 22 grados, mientras que durante los meses de invierno existe un “bajón” en las medias, que suele venir acompañado con una mayor fuerza del viento.

Así pues, desde diciembre a abril (invierno y primavera), tienen lugar los meses con registros más fríos, teniendo enero y febrero como los meses de temperatura más bajas, con 18 grados de media. Finalmente, cabe destacar que la temperatura media de las máximas se encuentra en los 24,4 grados, mientras que la media de las mínimas durante todo el año se sitúa en los 18 grados centígrados, lo que ejemplifica la benignidad térmica que disfrutan los santacruceros.

- Las precipitaciones. En Santa Cruz, las lluvias son las aliadas de las temperaturas, en la medida que su comportamiento es calcado a estas, a lo largo de todo el año. En ese sentido, llueve más en invierno y otoño, mientras que la primavera frena sus precipitaciones en mayo y durante el verano tiene lugar una clara sequía estival, ya que apenas se registran lluvias. Con todo, diciembre es el mes más lluvioso con 44 mm, seguido por febrero (36 mm) y enero (24 mm), mientras que julio es el más seco de todo el año, llegando a no registrar ninguna precipitación.

Ello da lugar a unas precipitaciones anuales de 214 mm, determinando una región de poca humedad. No obstante, estos datos no son iguales en las laderas del Macizo de Anaga, en donde hay una notoria humedad y en donde es común registrar precipitaciones por encima de los 400 mm anuales.

Zonas climáticas

Como hemos visto, las condiciones climáticas varían según la incidencia de distintos factores, como la orientación del relieve, la altura, la exposición a los vientos, la cercanía o lejanía al mar entre otros. Por ejemplo la cercanía al Océano determina un clima con menos contrastes térmicos, mientras que la fachada de barlovento suele tener ser más húmeda que la de sotavento. En este sentido, Santa Cruz de Tenerife tiene tres franjas climáticas bien diferenciadas: una costera, una de medianías y otra de cumbres, estando las dos últimas principalmente en el Macizo de Anaga.

  • Franja costera. Ocupa el espacio que va desde la costa hasta los 200 m de altura. Su clima se caracteriza por la escasez de precipitaciones y por temperaturas medias elevadas, superiores a los 20°, con escasa oscilación anual. Se corresponde especialmente con todo el ámbito urbano de Santa Cruz de Tenerife y las localidades costeras, como Valleseco, San Andrés, Igueste de San Andrés o Taganana. Entre las costas de barlovento y sotavento hay diferencias de humedad, siendo las primeras más húmedas y con mayor cantidad de días nublados. Las precipitaciones anuales suelen ser inferiores a los 300 mm, existiendo raramente un mes que reciba más de 60 mm de precipitaciones.
4.1. En la franja costera las condiciones climáticas son favorables, al existir menos precipitaciones y una temperatura agradable que rara vez baja de los 20ºC. (SG)
  •  Medianías. Se extiende entre los 200 y los 600 m de altitud en barlovento, y cotas algo superiores en sotavento, dentro del Parque Rural de Anaga. En esta franja, la mayor altitud condiciona que en medianías haya una mayor humedad y precipitación, y una menor temperatura. Además, la persistencia veraniega del mar de nubes acentúa la diferencia entre las dos vertientes. En estos entornos se encuentran localidades de poco tamaño como Chinamada, Chamorga, Taborno, Almáciga, Afur, El Bailadero, Roque Negro o Casas de La Cumbre ; las cuales registran en torno a 300 mm y 700 mm anuales, dependiendo de la altura y la orientación. La precipitación supera los 100 mm en el mes más húmedo y el número de meses secos no suele ser superior a 7.
4.2. En la franja de medianías a cumbres, la humedad es mucho más notoria, tal y como se comprueba en esta fotografía, en donde se aprecia el “efecto foehn”. (SG)
  • Cumbres. Comprende la zona situada por encima de medianías, en los entornos más elevados del Parque Rural de Anaga. A pesar de que hay pocos datos sobre las características climáticas de esta franja, se trata de un entorno en donde el valor medio anual de precipitaciones supera los 900 mm anuales. Es por tanto el área que más lluvias recibe de todas, en donde la influencia del mar de nubes es muy importante. Las temperaturas son, asimismo, más bajas que en resto de las zonas climáticas
  4/22