Buscar
Búsqueda avanzada
  MUNICIPIO DE SANTIAGO DEL TEIDE    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> 11. ETNOGRAFÍA Y MEMORIA DE UN PUEBLO Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


MEDICINA POPULAR

Como sucede en buena parte del territorio canario, muchas de las plantas que crecían en Tenerife, eran utilizadas por los antiguos pobladores para solventar toda clase de remedios curativos y alimenticios o para paliar complicaciones de carácter doméstico o cotidiano, como por ejemplo, para entablillar o inmovilizar la pata de un animal de granja. De igual manera, prácticamente en todos los municipios existía una aplicación medicinal de muchas especies, de las cuales se elaboraban infusiones, ungüentos u otro tipo de preparativos que permitieran una labor curativa. En Santiago del Teide destacaremos dos especies que estuvieran sujetas a un uso terapéutico.

La primera de ellas es la vinagrera o calcosa (Rumex lunaria), la cual se utilizaba tradicionalmente como remedio para las inflamaciones, siendo también emoliente sobre la piel y las mucosas. Igualmente también se destaca como un estímulo para la cicatrización de heridas. Se aplica sin necesidad de protección directamente sobre la piel.

11.4. Ejemplo de vinagrera (en Lanzarote). Se trata de un endemismo que está presente en todas las islas. (www.floradecanarias.com)

La parra común (Vitis vinífera L.), además de ser cultivada en la Comarca y en el municipio para la producción de vinos, también fue utilizada como remedio tradicional para paliar diversos síntomas.

Así, por ejemplo, las hojas de parra (las cuales se preparaban mediante infusión o decocción) eran utilizadas para paliar problemas de diarreas, hemorroides y circulación venosa. Los sarmientos o zarcillos (de los cuales se les extrae un jugo) eran aplicados para casos de dermatitis, conjuntivitis o llagas en la boca. Por su parte, la uva, además de ser un alimento de buen sabor, servía para depurar el estómago. Finalmente, también se aprovechaban las semillas o los aceites de las mismas, obtenidos mediante un extracto, útiles para contrarrestar las hiperlipidemias.

11.5. Las hojas de parra (Vitis vinífera) fueron utilizadas para paliar problemas relacionados con el estómago y la circulación sanguínea. (FLI)
  14/22