Buscar
Búsqueda avanzada
  COMARCA DE TENO    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> Medio Natural Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Naturaleza

El paisaje vegetal de esta comarca se encuentra muy alterado en la actualidad por el avance de las tierras dedicadas a los cultivos, aunque conserva grandes masas de pinar y laurisilva. Se trata de una comarca donde se encuentran representadas todas las formaciones vegetales típicas de las islas occidentales.

En primer lugar podemos hablar de una zona baja o de matorral costero. En esta zona destacan formaciones de especies halófilas que se ubican en Teno Bajo, y que se adaptan a la influencia de la maresía en esta parte de la costa noroccidental de Tenerife. Destacan comunidades de lechuga de mar y salados.

Posteriormente, y también en la franja litoral de la comarca pero lejos de la influencia del mar, aparecen comunidades de cardonal-tabaibal o matorral xerófilo. Por encima de esta franja, y aprovechando en muchas ocasiones el refugio que le ofrecen los barrancos, nos encontramos con comunidades de sabinas y palmeras.

En la vertiente norte de la comarca, y en las zonas más expuestas a los alisios, por encima de los 600 metros, aparece el monteverde. En aquellas zonas donde los cultivos no han ocupado los terrenos, nos encontramos con importantes formaciones de fayal-brezal, y reliquias de laurisilva. El mejor ejemplo en la comarca lo encontramos en el Monte del Agua, en la zona alta del municipio de Los Silos.

Zona de pinar de los Altos de El Tanque, con el Teide al fondo. (JL)

Por encima de los 1.000 m, cuando acaban las tierras de cultivo de medianías, el pinar se convierte en la formación vegetal dominante del paisaje de la Comarca. Está zona, principalmente la parte alta de los municipios de Garachico y el Tanque, se vio muy afectada por el incendio que asoló los montes de Tenerife el pasado Julio de 2007. A pesar de ello, y comprobando la rápida colonización de esta especie sobre coladas de lava reciente, como la que llego a la Villa de Garachico, es de esperar que esta zona recuperé totalmente su paisaje en pocos años.

La comarca, al igual que gran parte de la isla de Tenerife, cuenta con una considerable extensión que se encuadra dentro de la red de espacios naturales protegidos, en sus diferentes categorías.

El municipio de Garachico en una pequeña extensión de su parte alta, se encuadra en el Parque Nacional del Teide. Este parque tiene una extensión de 19.990 ha y un desnivel que oscila entre 1.650 m y 3.718 m, siendo la máxima altura de Tenerife, Canarias, España y toda la región macaronésica. Es el segundo parque nacional más visitado del mundo, con 4 millones de visitantes al año. En su interior alberga la Caldera de Las Cañadas y edificio volcánico Teide-Pico Viejo. La primera, constituye una enorme depresión de forma elíptica de 17 km de eje mayor, con unos paredones escarpados, restos del antiguo edificio que originó la Caldera, que sobrepasan los 2.000 m.

La Comarca también participa en una mínima parte del Parque Natural de la Corona Forestal. Se trata del mayor de los espacios protegidos del Archipiélago. Se encuentra bordeando el Parque Nacional del Teide y tiene una superficie 3 veces superior a éste. Debido a su amplia superficie, incluye 17 municipios, El Tanque y Garachico incluidos. Es una de las áreas más vistosas de la Isla y tiene unas funciones ecológicas vitales. Se ubica sobre las laderas de las dorsales de Pedro Gil, Adeje y Abeque, que corresponden con los tres ejes estructurales de la isla de Tenerife.

El espacio de mayor extensión, y sin duda de mayor interés dentro de la Comarca, es el Parque Rural de Teno. Tiene una superficie de 8.063’6 ha e incluye una gran parte del macizo de Teno. Abarca una amplia franja de altitud, entre el nivel del mar y los 1.354 m de la Cruz de Gala. Es común en estas tierras el pastoreo, la agricultura, y son muy importantes las extracciones de tierras para uso agrícola. Existen también viviendas tradicionales, antiguos caminos empedrados y yacimientos arqueológicos de gran interés. Sus límites abarcan territorios de Buenavista, Los Silos, El Tanque y Santiago del Teide.

La Punta de Teno, con su pequeña cala, forma el extremo noroccidental del Parque Rural. (ABN)

La Reserva Natural Especial del Chinyero se sitúa en las cumbres del noroeste de Tenerife y comprende una superficie de 2.379´4 ha, repartidas entre los municipios de Garachico, El Tanque y Santiago del Teide. Se caracteriza por presentar una gran concentración de volcanes que constituyen el sector más reciente de la dorsal de Abeque.

Coladas de lava pertenecientes al Volcán Chinyero, última erupción de la Isla en 1909. (DM)

El Monumento Natural del Roque de Garachico, que se encuentra frente a las costas de este municipio, cuenta con una superficie de 5 ha. Su origen esta asociado a los ríos de lava que llegaban hasta la zona procedentes de los conos volcánicos cercanos. El posterior modelado marino ha provocado que este roque quede aislado de la costa, aportándole con ello notoria relevancia paisajística.

La Comarca, junto con la de Icod, comparte el Paisaje Protegido de Los Acantilados de La Culata. Con una superficie de 552’1 ha, este paisaje protegido ocupa parte de los municipios de Garachico, El Tanque, Los Silos e Icod de los Vinos. Se trata de un acantilado inactivo formado por el apilamiento sucesivo de diferentes coladas volcánicas.

Paisaje Protegido de Los Acantilados de La Culata. (DM)

Por último, dentro de la red de espacios naturales protegidos de la Comarca tenemos el Sitio de Interés Científico de Interián. Es una zona de acantilados localizados al noroeste de la isla, en los municipios de Garachico, Los Silos y El Tanque. Tiene una superficie de 101’8 ha y se ubica dentro del Paisaje Protegido de Los Acantilados de La Culata. El escarpe marca la antigua línea de mar, antes de que las nuevas erupciones hubieran formado la denominada Isla Baja actual.

  3/9