Buscar
Búsqueda avanzada
  8. FOTOGRAFÍA Y CINE EN CANARIAS    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía

Un documentalista que maneja el arte del cine

Un documentalista  que maneja el arte del cine

David Baute y Juan Ramón Hernández en el documental El lenguaje de El Aire, dirigido por ambos. (Tinglado Films)

David Baute, natural de Garachico, autor, entre otros, de Los hijos de la nube, su primer documental (2000), sobre la historia y el presente del pueblo saharaui; Pedro de Betancur (2002), dedicado al primer santo canario; Somos Todos (2002), que narra las vivencias e integración de niños inmigrantes en canarias; Rosario Miranda (2003), documental biográfico de Domingo Regalado y sus vivencias como travestido, una singular historia, poco conocida en las Islas, que conciencia sobre la marginación que han sufrido algunas personas debido a su condición sexual; Las Momias de Necochea (2004), documental que aborda la restitución de dos momias de origen Guanche, desde Argentina a Canarias; El lenguaje de El aire (2004/2005), para promocionar ante la UNESCO la candidatura del Silbo Gomero como obra maestra del patrimonio oral de la humanidad; la serie La Memoria Silenciada (2004 y 2005), siete capítulos que abordan los años de la Guerra Civil en Canarias: (Los Salones de Fyffes - Tenerife, Los Sucesos de Sardina del Norte - Gran Canaria, Los Escondidos de El Hierro, El Fogueo de Vallehermoso – La Gomera, El Campo de Tefía – Fuerteventura, Los Alzados de La Palma y Una Guerra en el Silencio – Lanzarote; así como Fetasianos, el laberinto habitado, documental realizado en 2006 sobre el movimiento literario de los fetasianos, encabezado por Rafael Arozarena e Isaac de Vega. Por último, Semillas que el Mar arrastra (2007), que expresa la situación de  los niños africanos que sueñan con poder viajar en cayucos, dejando su hogar y familia, con la ilusión de trabajar en el destino que el mar les brinde. Los que logran llegar a la otra orilla, se encuentran con una realidad distinta a la imaginada.