Buscar
Búsqueda avanzada
  2. FLORA Y VEGETACIÓN EN CANARIAS    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Especies introducidas

Las especies introducidas presentan una gran capacidad de adaptación y colonización del nuevo espacio y una elevada tasa de reproducción, ya que tienen pocos requerimientos ambientales. Tal es su adaptación natural al paisaje que, el 50% de las especies existentes en Canarias pertenecen a lejanas regiones del Planeta.

De entre todas las especies consideradas como introducidas son las conocidas como ‘invasoras’ las que producen una mayor preocupación por sus efectos sobre ecosistemas naturales. El peligro de estas especies radica en que, en muchas ocasiones, son capaces de desplazar a las especies propias del hábitat donde se asientan, ya que son más fuertes en la lucha por la colonización. También se mezclan con las especies propias, lo que hace que éstas pierdan sus elementos genéticos originales y únicos. Uno de los casos más conocidos de este proceso de hibridación es el que se produce entre la palmera canaria (Phoenix canariensis), especie endémica del Archipiélago, y la palmera datilífera (Phoenix dactilifera), que es introducida.

La palmera datilera, una especie introducida, ha supuesto un duro competidor para la palmera canaria, dándose en muchos casos entre ambas una ‘hibridación’ (MC)

Los motivos de la introducción de estas especies en las Islas son de diversa índole. En muchos casos se trata de cuestiones de producción, ya que algunas de estas especies tienen un crecimiento más rápido que las canarias y su rendimiento es mayor, por lo que resultan económicamente más rentables. En este sentido, también resultan más ventajosas para la reforestación de algunas zonas, ya que al crecer más rápido, se ven los resultados en menor tiempo. Por otro lado, están las especies traídas para jardines y parques, generalmente especies ornamentales que resultan más atractivas por su aspecto que las conocidas en las Islas.

¿Cuáles han sido las especies introducidas en Canarias?

Plantas ornamentales Especies arbóreas
Frutos tropicales Especies invasoras

      Plantas Ornamentales

Son las más extendidas, ya que se utilizan en muchos y variados lugares, desde entornos públicos como jardines y parques, hasta jardines privados. Destacan las Adelfas, procedentes del Mediterráneo. Los Hibiscus, plantados como ornamentales en calles y carreteras y que llegan a tener un porte arbóreo. Otras plantas de jardín como los Alhelíes, llegan a creer espontáneas en los acantilados húmedos. También destacan la Flor de Pascua y las Buganvillas del Brasil. Un caso muy particular de planta ornamental introducida y que ha tomado gran relevancia es la Strelitzia, que se ha convertido en la planta de referencia para el turismo en las Islas, sin ser endémica. A los visitantes les llamaba mucho la atención por sus vistosos colores y forma, por lo que se les comenzó a dar como souvenir en sus visitas a las Islas.

Volver Arriba

Especies arbóreas

Destacan, en primer lugar, las higueras y los castaños, especies que se han integrado en el territorio y la cultura gastronómica canaria. El castaño, por ejemplo, fue introducido en la época de la Conquista, se desarrolla en cotas superiores a los 500 metros y  ha ido sustituyendo a masas de fayal-brezal. En segundo término, aparecen los eucaliptos, los cuales llegan a alcanzar notables proporciones. De esta especie se han plantado bosquecillos en montes públicos o particulares, aprovechándose en este caso su madera. En estos últimos años se tiende a sustituirlos, pues su gran índice de evaporación foliar perjudica a los suelos cultivables, restándoles reservas acuíferas. Otras especies arbóreas introducidas son las moreras o moral, los cripreses, las acacias, las jaracandas y, especialmente, los laureles de indias y las araucarias, que adornan las plazas de muchos pueblos.

Entre las palmeras, destaca la washingtoniana, que posee forma de abanico. También destacan las palmeras de dátiles, muy abundantes en algunas islas como La Gomera.

En épocas anteriores, especialmente durante el franquismo (años 40 y 50 del siglo XX), se llevó a cabo la reforestación de muchas zonas altas de las Islas con pinos mediterráneos o californianos (Pinus radiatta) en lugar de hacerlo exclusivamente con la especie local, el pino canario (Pinus canariensis).

Volver Arriba

Frutos tropicales

Muchas de las especies tropicales introducidas se han adaptado perfectamente a las características climáticas del Archipiélago. Así, podemos encontrar grandes plantaciones de frutas tropicales para la exportación, como pueden ser las papayas, la piña tropical, el aguacate, las guayabas, los mangos, etc.

Sin lugar a dudas, una de las más importantes es el plátano, que ha tomado gran relevancia en las Islas. Aunque en la última década su superficie cultivada haya descendido considerablemente, su importancia sigue siendo fundamental en la economía de muchas familias isleñas. Se habla del plátano canario como especie diferenciada de las demás y es muy apreciada en la gastronomía de muchos países.

Volver Arriba

Especies invasoras

Cuando se habla de especies introducidas, muchas veces se plantea desde un punto de vista negativo. En este caso se suelen denominar especies invasoras, y son, entre otras, las tuneras, el amor seco, la pitera, el rabo de gato, la gramínea africana, la hierba elefante, etc. Algunas constituyeron en el pasado importantes fuentes de ingreso, es el caso de las tuneras o pencas (Opuntia Picus-indica). Se trata de una especie introducida de gran beneficio para Canarias, pues de ella se extraía el insecto de la cochinilla, que sirvió para producir colores y dar tintes durante épocas pasadas. Actualmente se encuentra en el territorio de forma totalmente aleatoria, en terrenos pedregosos y abandonados.

Otro ejemplo es la conocida como  pita o pitera (agave americana). Se introdujo en Canarias en el siglo XVI y fue utilizada con muchos y diversos fines: en la fabricación de cuerdas para los barcos, cobertizos, ventanas, en las casas más humildes servía de tejado, etc. También se utilizaba como delimitadora de propiedades agrícolas, uso que se ha extendido hasta la actualidad. Más adelante se utilizó para fabricar licores, vinagre, azúcar, etc. Hoy en día se encuentra asilvestrada y se considera una especie invasora, ya que desplaza de sus ecosistemas a especies endémicas.

El rabo de gato se ha convertido en una auténtica plaga,  una especie vegetal invasora muy complicada de eliminar. (SG)

Otras, en cambio, resultan verdaderas plagas y se ha puesto mucho empeño en su eliminación, resultando en algunos casos imposible hasta ahora. Es el caso del rabo de gato (Pennisetum setaceum), que se encuentra en muchos terrenos abandonados y en las orillas de las carreteras y, debido a que sus semillas se transportan muy fácilmente a través del viento, ha colonizado muchos terrenos y zonas de las Islas.

Volver Arriba

  9/11