Buscar
Búsqueda avanzada
  MUNICIPIO DE ARAFO    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


5. MEDIO NATURAL

Las características de relieve local unido a las condiciones climáticas, permiten al municipio, albergar enclaves de enorme belleza natural.
5.1. La Chajorra de Cumbre (Sideritis var. arayae),  puebla las zonas altas del municipio. (Manuel Gil Glez)
La diversidad biológica es abundante en áreas de montaña. Es allí donde Arafo cuenta con una gran variedad de especies de flora autóctona, no sólo de las Islas Canarias sino también de la Región Macaronésica.

Se suman las plantas exclusivas de la isla de Tenerife y los endemismos locales que sólo se encuentran en la zonas altas del municipio, como la Chajorra de Cumbre (Sideritis var. arayae) y el cabezón (Cheirolophus metlesicsii). Muchas de las especies de flora autóctona y endémica se encuentran hoy dentro del Catálogo de Especies Amenazadas de las Islas Canarias.

Su actual patrimonio natural también se debe en parte a las repoblaciones de pino canario, de mediados de siglo XX, a las políticas de protección, al abandono de los cultivos, del pastoreo y al descenso de las actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal.

Distribución de la vegetación

La formación arbustiva de tabaibal-cardonal propia de la costa es poco significativa, debido a la fuerte ocupación humana. Aún así, es posible contemplar este tipo de vegetación invadiendo algunos campos de cultivos abandonados.

Las varas de acebuche se suelen utilizar para la elaboración de palos. Estos son muy apreciados para quienes practican el juego del palo, deporte típico de Archipiélago. Según el dicho: contra el acebuche, no hay palo que luche.

En zonas de medianías aún perviven pequeñas muestras de lo que fue un bosque termófilo. La fuerte ocupación del territorio obliga a muchas de sus plantas más representativas a refugiarse en los lugares más inaccesibles del municipio y en las laderas de los barrancos más profundos. Son la sabina (Juniperus phoenicia), el acebuche (Olea cerasiformis), el drago (Dracaena draco), la palmera (Phoenix canariensis), el almacigo (Pistacia atlantica) el madroño y el cedro (Juniperus cedrus cedrus). Los bancales abandonados son colonizados por una vegetación compuesta en su mayoría por jarales, vinagreras e incluso taginastes.

La accidentada topografía del Valle de Güímar permite la formación de un 'mar de nubes' local, durante gran parte de año. Estas condiciones son idóneas para el desarrollo de pequeños manchas de laurisilva, una de las formaciones vegetales más conocidas de Canarias. Se pueden contemplar árboles como el acebiño (Ilex canariensis), el brezo (Erica arborea), la faya (Myrica faya) y el viñátigo (Persea indica).

5.2. Junto a los barrancos, las cumbres del municipio reúnen una notable riqueza vegetal. (AAF)

Curiosas comunidades criptógamas pueblan de manera desigual el territorio, como el culandrillo menor (Asplenium trichomanes quadrivalens) o la doradilla (Ceterach aureum) dos especies de helechos endémicos de Canarias, mientras que las comunidades rupícolas de verodes y bejeques se encaraman a las paredes de los barrancos de muy difícil acceso. También son comunes en los tejados de algunas de las casas de arquitectura canaria que posee el municipio.

El denso bosque de pino canario (Pinus Canariensis) es su máximo exponente. Éste se extiende desde la cota de los 400 m hasta la línea de cumbre. Árbol endémico de Canarias, alcanza un increíble porte en la zona conocida como Monte Verde. Bajo su verde dosel nacen jaras (Cistus monspeliensis), escobones (Chamaecytisus proliferus), amagantes (Cistus symphytifolius), brezos (Erica arborea) y el tajinaste azul (Echium virescens), un endemismo de Tenerife. Los puntos más altos de la localidad los ocupan las retamas y los codesos. Recalcar la Spartocytisus supranubius, también conocida como retama del Pico o del Teide, y el Adenocarpus foliolosus o codeso de monte, con una flor de intenso color amarillo.

Se suman a la vegetación del municipio, las especies introducidas por el hombre y procedentes de otras regiones del planeta, por su interés comercial y ornamental. Los ejemplos más característicos son las plantaciones de castaños, almendros, nispereros, higueras, ciruelos y alcornoques, entre otros muchos. Son comunes en las medianías del municipio.

Fauna

La fauna local se compone de un notable número de vertebrados (reptiles, aves y mamíferos) e invertebrados (moluscos, coleópteros, etc.) que convierten al municipio en una zona de alto interés faunístico. Destacan los pinares de la Corona Forestal, el paisaje de Siete Lomas y en especial sus barrancos donde viven algunos endemismos, muchos de ellos en peligro de extinción.

5.3. La lisa forma parte de la numerosa fauna local. Especie endémica de Tenerife, hoy se encuentra protegida por la ley. (AMAPCIT)

Allí residen especies endémicas de Canarias, como el lagarto tizón (Gallotia gallotia) y la lisa (Chalcydes viridanus viridanus), y un número destacado de aves; el pinzón azul de Tenerife (Fringillia teydea teydea), el cernícalo (Falco tinnunculus canariensis), el canario (Serinus canaria), el ratonero común o 'aguililla' (Buteo buteo insularum), el gavilán (Accipiter nisus granti), la lechuza común (Tyto alba), el mosquitero canario (Phylloscopus canariensis), el herrerillo común (Parus caeruleus teneriffae), el reyezuelo de Tenerife (Regulus regulus teneriffae), bisbita caminero (Anthus berthelotii berthelotti) y la paloma rabiche (Columba junoniae). Ésta última propia del bosque de laurisilva y en peligro de desaparecer.

Forma parte de la fauna algunas especies de murciélagos, como el orejudo canario (Plecotus teneriffae) y el murciélago de bosque (Barbastela barbastellus guanchae), y animales introducidos por el hombre con fines económicos (ver más).

Zonas de interés desde el punto de vista del patrimonio natural

Arafo acoge dos espacios naturales de gran belleza y alto interés científico situados en la zona alta de municipio que acogen numerosas especies de plantas y animales, además de muchos aspectos sociales, culturales y económicos, fruto de la relación sostenible que durante siglos el arafero mantuvo con el medio. Estos se incluyen no sólo dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias sino también en la Red Natura 2000. Fuera de las áreas protegidas que afectan al municipio existen enclaves y zonas de interés desde el punto de vista del patrimonio natural.

Parque Natural de la Corona forestal

De gran importancia e interés es la masa de pino canario que cubre sus cumbres, dentro del Parque Natural de la Corona forestal. La flora que adorna su sotobosque es rica en endemismos (dos en peligro de extinción) y en ella habita una variada fauna. El pino canario nace sobre un impresionante paisaje geomorfológicamente hablando, compuesto por conos volcánicos, una caldera de erosión e impresionantes barrancos labrados por la erosión, dejando al descubierto distintos periodos de la formación de la Isla y las entrañas de la dorsal volcánica de Pedro Gil.

Dentro de la Corona Forestal se sitúan el enclave agrícola tradicional de Las Arenas y las zonas hoy dedicadas al ganado caprino de Chepe y el Barranco de Chivisaya. Asimismo son de especial importancia los recursos patrimoniales o de arquitectura prehispánica, relacionados con el pastoreo de trashumancia aborigen (estructuras de piedra). Existe una zona recreativa y de acampada (de Los Frailes), un campamento (de Orticosa) y un refugio (de Ayosa).

5.4. Área recreativa de Los Frailes situada en la zona de alta del municipio. (AAF)

Paisaje Protegido Las Siete Lomas

Arafo ostenta casi el 45% del Paisaje Protegido Las Siete Lomas. Posee uno de los relieves escarpados, abruptos y más representativos del relieve insular y local, como son los barrancos (de Añavingo, de la Piedra, Amance). Su paisaje también lo forman las laderas de la caldera de Pedro Gil, bajo el Pico del Valle o de Cho Marcial, y las recientes e históricas coladas correspondientes al Volcán de las Arenas. Éstas albergan tubos volcánicos, como el de la Cueva de Arafo, e importantes fenómenos de alteración de la roca, que permiten la instalación de las primeras comunidades de vegetación.

Aunque restringida a zonas inaccesibles de los barrancos (Barranco del Espigón de la Tea o Añavingo), debido a la fuerte transformación y degradación del territorio por parte del hombre, el espacio protegido acoge una vegetación bien conservada de sabinares, (sabinas, acebuches, almácigos, entre otras especies) y madroñales (madroños, acebiños, mocanes, palo blanco, etc.). El pino canario, repoblado durante la segunda mitad del siglo XX, se acompaña de un sotobosque de jaras, escobones, brezos y codesos.

El espacio protegido se encuentra salpicado por parcelas y bancales dedicados al cultivo tradicional de secano de viñas y papas sobre jable. Actualmente muchas de ellas se encuentran en desuso y colonizadas por la vegetación de sustitución y la vegetación natural, como la tabaiba amarga y el tajinaste.

Los Espacios Naturales Protegidos de Arafo

5.5. Un recorrido en imágenes por los Espacios Naturales Protegidos del municipio.

La fauna

En zonas mejor conservadas de fondo de barranco y de pinar, ambos espacios protegidos atesoran una fauna caracterizada por especies endémicas de Tenerife y de las Islas Canarias.

Entre los reptiles recalcar el lagarto tizón, el perenquén y la lisa, esta última endémica de la isla de Tenerife. También existen en la zona restos de especies extintas encontradas en algunas cuevas. El número de aves es muy significativo, aunque matizar la presencia de la paloma rabiche en el Barranco de Añavingo, el pinzón azul, el canario, el cernícalo, el mosquitero canario o el vencejo unicolor, entre otras muchas. Se suman a la numerosa lista de especies naturales los murciélagos (murciélago de Madeira, el orejudo canario y el murciélago de bosque) e invertebrados como el Bombus canariensis o abejón canario.

  5/22